lunes, 7 de agosto de 2017

Piquituerto común (Loxia curvirostra)-Cruzabico-Trencapinyes-Mokokerra-Common crossbill

Piquituerto común

(Loxia curvirostra)

https://www.seo.org/ave/piquituerto-comun/
El piquituerto posee uno de los más sorprendentes y especializados picos de toda la avifauna europea; se trata de una herramienta robusta y en forma de tijera, cuyas mandíbulas se cruzan para constituir una perfecta tenaza con la que extraer los nutritivos piñones que constituyen la base de su dieta. Ave forestal y de talante nómada, el piquituerto común es un habitante característico de los bosques de pinos, abetos, alerces y píceas de toda Europa, desde el nivel del mar hasta la alta montaña.


Descripción

Clasificación

Orden Passeriformes; familia Fringillidae

Longitud

15-17 cm

Envergadura

27-30 cm

Identificación

Ave similar en tamaño al gorrión, pero más corpulenta y de cabeza grande, que hace que parezca que no tiene cuello. Los machos adultos muestran una coloración rojiza (dibujo 1), mientras que las hembras lucen un plumaje verdoso (dibujo 2). Los jóvenes volantones tienen colores muy apagados, con estrías bastante marcadas en el pecho y los flancos; solamente el obispillo es algo verdoso. Tras renovar el plumaje pocos meses después de nacer, los jóvenes machos adquieren una tonalidad rojiza que no resulta tan vistosa como en los adultos. Paralelamente, las hembras jóvenes pierden las estrías y adoptan un plumaje verdoso más uniforme. El piquituerto común frecuenta las ramas externas y más altas de los pinos en busca de piñones. Aparece posado o realizando pequeños vuelos acrobáticos, siendo incluso capaz de colgarse de una piña sujeto solamente por el pico.

Canto

Ya sea posados en la copa de los árboles, ya sea en vuelo, los piquituertos chillan constantemente. Emiten rápidos y sonoros reclamos: kuik-kuik-kuik… o chuic-chuic-chuic… El canto de los machos es elaborado, con trinos variados pero poco melodiosos, con notas agudas combinadas con piídos estridentes.


Dónde vive

En el mundo

Es un ave con distintas subespecies en su amplio rango de distribución. Se encuentra en las regiones templado-frías de Asia, Europa y Norteamérica. Además, en este último continente alcanza Centroamérica.

En España

Se reconocen dos subespecies, una peninsular y otra balear. La subespecie curvirostra se localiza principalmente en la mitad oriental de la Península, desde Málaga hasta los Pirineos, incluyendo Ceuta y Melilla. A su vez, aparece en pinares plantados y naturales de la Cordillera Cantábrica, el
Sistema Ibérico, el Sistema Central y las depresiones del Duero, del Tajo y del Guadalquivir. Por otra parte, en el archipiélago balear se propone la
subespecie balearica, que se extiende por los pinares de pino carrasco de Mallorca e Ibiza; se trata de un piquituerto algo más pequeño, con el pico
más corto y con un plumaje menos vistoso que la subespecie que aparece en la Península.

Desplazamientos

Las poblaciones europeas son sedentarias. Pero, en ocasiones, en los países meridionales se observan irrupciones procedentes de las poblaciones norteuropeas. Esto sucede cuando las poblaciones septentrionales experimentan una temporada reproductora muy exitosa y posteriormente sufren escasez de alimento por agotamiento de las cosechas de semillas del abeto rojo. Las poblaciones españolas son fundamentalmente sedentarias, aunque se desplazan en busca de alimento, seleccionando los pinares con mayor disponibilidad de piñón.

Poblaciónón

Se estima que en Europa se reproducen 0,7-3,3 millones de parejas (datos del año 2000), con importantes concentraciones en la taiga dominada por el abeto rojo. En nuestro país se trata de un ave localmente abundante, pero se estima que no hay más de 190.000 parejas (Atlas de las aves reproductoras de España, 2003). Las mayores densidades se registran en bosques de pino silvestre y pino laricio o salgareño, aunque en las manifestaciones forestales dominadas por el pino salgareño se observan notables variaciones poblacionales, debidas a la fluctuación en la producción de piñones. Desde el año 2001, el piquituerto experimenta un notable incremento poblacional, según los resultados del programa SACRE en 2005.



Esta sección es una adaptación de parte de la Enciclopedia de las Aves de España, editada por SEO/BirdLife y la Fundación BBVA en 2008




miércoles, 19 de julio de 2017

Arrendajo euroasiático (Garrulus glandarius)-Gaio - Gaig - Eskinosoa -Eurasian jay

FUENTE DE DATOS SEO-BIRDLIFE ESPAÑA
https://www.seo.org/ave/arrendajo/
El arrendajo es un córvido de mediano tamaño y hábitos netamente forestales, que se alimenta tanto de invertebrados como de frutas y semillas. Tiene la costumbre de enterrar una parte de los frutos que recolecta, con lo que contribuye a la expansión de las masas forestales. Ruidoso y gregario, este pájaro de vistoso plumaje se extiende por buena parte de las áreas boscosas de nuestro país, alcanzando sus mejores densidades en el norte peninsular.
 Esta ave, de aspecto inconfundible, se aleja bastante de la imagen sombría de otros componentes de la familia de los córvidos, pues presenta un plumaje dominado por los tonos ocres, con ciertos tintes rosados y grisáceos, los cuales se tornan blanquecinos en la zona anal. En la cabeza —algo voluminosa y dotada de un fuerte pico— resultan muy característicos el píleo —eréctil, grisáceo y listado de negro— y una visible bigotera negra . Las alas lucen un llamativo diseño, con un panel de plumas de color azul turquesa —franjeado de negro y blanco— en el hombro, y otro blanco, muy conspicuo, sobre todo en vuelo. El obispillo también es blanco y llamativo cuando el ave despliega las alas, lo que contrasta fuertemente con la negra cola . No hay diferencias significativas entre sexos en lo referente al plumaje. Los jóvenes son semejantes en patrón a los adultos, aunque algo más parduzcos y con colores menos vivos en general.

 Cuando se mueve en grupo, el arrendajo emite a menudo un ronco y áspero kraack, que suele tornarse muy estridente en situaciones de alarma. En ocasiones reclama con otros sonidos más agudos, imitando a un ratonero o a un azor: kaiá-kaiá-kaiá. El canto de celo —que acontece a finales del invierno— es curiosamente discreto si se compara con los gárrulos reclamos habituales, y consiste en un traqueteo variado, a ratos parecido al sonido de una curruca.


Dónde vive

En el mundo

La especie muestra una amplia distribución por todo el Paleártico, desde el norte de África hasta Japón, pasando por buena parte de Eurasia, si bien evita la franja boreal y las regiones más áridas al sur de su distribución. Se reconocen varias subespecies, de las cuales tres están presentes en territorio español.

En España

Como quiera que se trata de un córvido fundamentalmente forestal, el arrendajo se reparte más homogéneamente por las regiones del norte peninsular, así como por los grandes sistemas montañosos y zonas bien forestadas. Evita las regiones áridas del sureste, los valles del Guadalquivir y del Ebro, así como las extensas áreas agrícolas de ambas Mesetas y Extremadura. Falta en los dos archipiélagos, Ceuta y Melilla. En la Península es posible encontrar tres subespecies: lusitanicus, que se extiende por el norte de Portugal hasta Galicia y las provincias occidentales de Castilla y León; glandarius, repartida por el norte peninsular hasta los Pirineos occidentales; y fasciatus, que contacta con la anterior y ocupa toda la franja mediterránea y el centro peninsular hasta alcanzar el oeste de la Península, donde gradualmente da paso a lusitanicus.

Desplazamientos

Es un ave residente en toda su área distribución, si bien algunas poblaciones del norte y este de Europa se muestran parcialmente migradoras.

Poblaciónón

En Europa, la población de esta especie se ha estimado en 5-22 millones de parejas nidificantes. Por lo que respecta a nuestro país, los datos del Atlas de las aves reproductoras de España (2003) cifran entre 540.000 y 1.100.000 el número de parejas, con las mayores densidades en la franja cantábrica y Cataluña. A lo largo del periodo 1998-2013, según los datos del programa SACRE, la tendencia es positiva, registrándose un aumento significativo de las poblaciones, probablemente como consecuencia del incremento de la superficie forestal.


Cómo vive

Hábitat

Ocupa todo tipo de bosques, si bien prefiere los caducifolios y de coníferas, donde se instala especialmente en las zonas más aclaradas y en el límite de las masas forestales. En buena parte de España habita también en bosques esclerófilos, como encinares y alcornocales; puede frecuentar zonas suburbanas y parques.

Alimentación

Como la mayoría de los córvidos, se trata de un ave oportunista y omnívora, que adapta su alimentación a las disponibilidades que en cada momento le ofrece su hábitat. Así, durante la primavera y el verano muestra unos hábitos fundamentalmente insectívoros, pues come grandes cantidades de orugas, lombrices, saltamontes y escarabajos, que complementa con huevos y pollos de otras aves y con algunos frutos silvestres y cultivados. En otoño e invierno, cuando los invertebrados escasean, se incrementa el consumo de diferentes frutos, como castañas, bellotas o escaramujos. Es característica su costumbre de enterrar bellotas y otros frutos para disponer de ellos durante la época más desfavorable, con lo que contribuye a la expansión del bosque. En aquellas ocasiones en las que se aproxima a zonas humanizadas, el arrendajo no duda en disponer de todo tipo de restos y basuras, de los que obtiene una fuente segura de alimento durante todo el año.

Desplazamientos

Es un ave residente en toda su área distribución, si bien algunas poblaciones del norte y este de Europa se muestran parcialmente migradoras.

Reproducción

El periodo reproductor se inicia a mediados de abril, momento en el que ambos miembros de la pareja construyen un elaborado nido en forma de cuenco en alguna horquilla de un árbol. La puesta consta de cuatro a ocho huevos de color verdoso y es incubada por la hembra durante 16-18 días, transcurridos los cuales —normalmente a finales de mayo— nacen los pollos. El cuidado de la prole corre a cargo de ambos progenitores, aunque es la hembra la que suele realizar la mayor parte de las cebas. Pasados 19-23 días desde su nacimiento, los jóvenes abandonan el nido, aunque todavía continúan varias semanas más por los alrededores recibiendo alimento de sus padres. Cuando alcanzan su total independencia, no es infrecuente que los grupos familiares permanezcan unidos en pequeños bandos. No suelen existir segundas puestas, tan solo puestas de reposición si se malogra la primera.








Pico picapinos (Dendrocopos major)-Great spotted woodpecker- Okil handia-Picot garser gros

FOTOGRAFIAS TOMADAS EN HIDES NAVARRA JULIO 2017












lunes, 17 de julio de 2017

Pico menor (Dendrocopos minor)- -Peto pequeno- -Picot garser petit -Okil txikia- Lesser spotted woodpecker

INFORMACIÓN DE SEO/BIRDLIFE ESPAÑA
https://www.seo.org/ave/pico-menor/

Aunque el pico menor luce un patrón de plumaje muy similar al de otros pícidos, su diminuto tamaño hace imposible cualquier confusión. En efecto, este picamaderos es un ave del tamaño de un pajarillo que, como casi todos los carpinteros, muestra unas marcadas tendencias forestales. Bosques de ribera bien conservados, robledales, castañares o alcornocales son el hábitat predilecto de este devorador de larvas y adultos de escarabajos xilófagos, que se constituye en un excelente bioindicador de la salud de
nuestras mejores masas forestales.

Dónde vive

En el mundo

Aparece bien distribuido por todo el Paleártico boreal y templado, aunque de modo fragmentario en la cuenca mediterránea. Presenta gran diversidad de razas por toda su área de distribución, de las cuales buturlini se reparte por el sur de Europa, incluida la Península Ibérica.

En España

La distribución en nuestro territorio se limita a la Península y carece de un patrón homogéneo. Existen tres núcleos principales: uno norteño en el País Vasco, La Rioja, Navarra y valle alto del Ebro; otro en Cataluña, y un tercero en la vertiente occidental del Sistema Central, en las provincias de Cáceres, Salamanca y Ávila. El resto parece distribuirse en pequeños núcleos a lo largo del valle del Duero (por sus buenos sotos de
ribera), en Asturias, sierra de Guadarrama, sierras de Las Villuercas y San Pedro, alcornocales del suroeste de Badajoz y sierra de Aracena.

Desplazamientos

Es una especie residente en toda su área de distribución, que apenas emprende movimientos de corto radio en las poblaciones más norteñas de Europa.

Poblaciónón

Se estiman en 150.000-450.000 las parejas reproductoras en Europa, de las cuales se calcula que se distribuyen en España en torno a 5.000. Se desconoce la tendencia poblacional, aunque parece darse un aumento en los avistamientos, que podría ir ligado a una ligera expansión de la especie —principalmente, en bosques de ribera—, asociada al incremento de las choperas de repoblación.








miércoles, 28 de junio de 2017

Charrán común (Sterna hirundo)-Carrán común- Xatrac comú -Txenada arrunta - Common tern

Informacion obtenida de https://www.seo.org/ave/charran-comun/

Charrán común

(Sterna hirundo)

Esta golondrina de mar de mediano tamaño es —de las tres especies de charranes de pico y patas rojas que habitualmente se pueden observar en España (los otros dos son los charranes ártico y rosado)— la más abundante y la única con poblaciones reproductoras. Ave migradora costera de larga distancia, recorre anualmente varios miles de kilómetros entre sus áreas de cría en las zonas templadas del hemisferio norte y las de invernada, situadas desde la región ecuatorial hacia el sur.


 Se trata de un charrán de mediano tamaño, muy parecido a los charranes ártico y rosado, de coloración general pálida, con el dorso y las alas de color gris claro, el obispillo blanco y la cola también blanca, bastante ahorquillada. El adulto en verano  presenta el capirote negro en su totalidad (que se extiende hasta la nuca), el pico rojo con la punta negra y las patas rojas, mientras que en invierno  la frente es blanca y el pico adquiere un color oscuro. El joven exhibe un tono ocre en el dorso —con un escamado marrón y blanco poco visible—, pico oscuro con la mandíbula inferior naranja y patas de color naranja pálido. Las aves de primer año presentan una franja oscura en el borde del ala (banda carpal) muy conspicua tanto posadas como en vuelo . Cuando está posado se puede observar que la cola del charrán común no excede en longitud al extremo de las alas, característica muy útil para distinguirlo del charrán ártico y del charrán rosado, ya que es el que posee la cola más corta de los tres. Su vuelo es algo más pesado y menos elástico
que el de los charranes similares .


 Como todos los charranes, es muy ruidoso en las colonias de cría y presenta un variado registro de vocalizaciones. Emite, entre otros, un kit breve y brusco, una serie rápida de kit-kit-kit y un kierri-kierri-kierri típico. Como reclamo de alarma profiere un krii-arr alargado y bisilábico o un chip repentino.



Es una especie prácticamente cosmopolita, cuyas áreas de reproducción se localizan en el hemisferio norte, casi exclusivamente en Eurasia y Norteamérica, aunque se extienden hasta el norte de África y el Caribe, en las regiones boreal y templada. Los cuarteles de invernada se distribuyen por latitudes ecuatoriales y del hemisferio sur y llegan hasta
Sudáfrica, Patagonia y Australia. Se reconocen cuatro subespecies, de las que hirundo es la que está presente en Europa.

 Se reproduce de manera aislada en localidades del litoral mediterráneo, regularmente en el delta del Ebro y la albufera de Valencia y de modo irregular en las salinas de Santa Pola, San Pedro del Pinatar, Almería y las marismas del Guadalquivir. Nidifica también en las islas Canarias, sobre todo en las más occidentales. Asimismo, existen citas de
reproducción ocasional en otras localidades del interior y el norte de la Península. Es un ave regular y abundante en nuestro territorio durante la migración —excepto en las islas Baleares—, pero rara durante la invernada



La especie se halla tanto en costas como en el interior, en hábitats muy diversos, como playas arenosas, sistemas dunares, islas estuarinas (de arena, rocas, conchas o con vegetación), lagos y ríos e, incluso, repisas cubiertas de hierba en acantilados. En la Península nidifica, sobre todo, en ambientes litorales, con preferencia por las aguas someras y de fondo arenoso, como deltas, albuferas, salinas y marismas. Muestra cierta adaptabilidad a la hora de instalar sus nidos, ya que ocupa desde islotes con vegetación hasta arenales amplios, preferentemente en zonas altas,
emergidas de lagunas costeras someras o en sus orillas más inaccesibles. En Canarias cría, actualmente, en roques costeros.


Se alimenta, sobre todo, de pequeños peces y, ocasionalmente, de crustáceos e insectos que captura zambulléndose en el agua desde cierta altura. Atrapa a sus presas principalmente en el mar, aunque también utiliza las aguas continentales para su alimentación. Suele pescar en densos bandos sobre el océano, aunque a veces lo hace de manera territorial en las costas. Durante la época reproductora, la mayoría de charranes se alimenta a 5-10 kilómetros de distancia de la colonia (algunos llegan a alejarse hasta 15 kilómetros).